Riesgos de contratar seguridad con empresas irregulares.

Las empresas de seguridad privada han aumentado debido a las condiciones de inseguridad que presenta el país, y en particular las grandes ciudades. Ante el aumento de demanda para reforzar la integridad de personas y bienes, han aparecido diversas agencias “patito” que pone en riesgo tanto a las personas que emplean, como a quienes contratan los servicios.

De acuerdo a los datos de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), de las seis mil empresas de seguridad privada que operan en México, dos mil 600 son irregulares; mientras que sólo tres mil 400 se encuentran bajo total legalidad en todo el país.

Asimismo, según la Confederación Nacional de Empresarios de Seguridad Privada y Similares del Ramo (Conesprysir) existen 480 mil guardias de seguridad privada operando ilegalmente.

Riesgos en seguridad

Estas cifras son preocupantes para todo aquel que requiera de seguridad privada, pues estas compañías, aunque ofertan servicios a precios bajos, sus filtros para elegir a sus guardias son muy pobres o –en la mayoría de los casos– inexistentes.

Gran parte de estas empresas irregulares piden documentación básica (CV, un máximo de edad) y en ocasiones nula experiencia para ser guardias de seguridad privada. Sólo les proveen uniforme y sueldo base, pero ningún tipo de capacitación.

Esta situación no sólo pone en peligro a los guardias de seguridad, sino a la empresa que contrató el servicio, pues difícilmente podrá resolver alguna situación de riesgo. Sus bienes, pero sobre todo el personal, no estará seguro bajo la protección de alguien poco preparado, y sin un marco estratégico de actuación.

Una empresa de seguridad privada confiables es aquella que no sólo provee de personal, sino la que diagrama y guía el desarrollo de una estrategia de vigilancia. 

Destacada 28 de Mayo

 

Riesgos legales

De igual forma, si el guardia de seguridad sufre algún accidente o percance, ante la poca protección de la compañía que lo contrató, podría optar por demandar a la empresa contratante, lo que le generaría –en el mejor de los casos– una pérdida de tiempo considerable.

Una de las razones por las que existen tantas organizaciones fraudulentas es por los controles de registro que se piden a nivel oficial, y las constantes capacitaciones y certificaciones que exige el negocio de la seguridad privada.

Por ejemplo, las licencias para brindar servicios de seguridad requieren de constante actualización, pues en muchos estados tienen validez por 12 meses. Algunos de estos requisitos tienen un costo para las empresas de seguridad privada, por lo que optan por mantenerse en la irregularidad, lo que conlleva consecuencias legales.

Muchas de estas organizaciones no asumirán ninguna carga legal, y son los solicitantes de seguridad, los que terminan afectados.

Por ello, si piensas contratar una empresa de seguridad privada debes tomarte el tiempo y asegurarte que esté bajo todo el marco legal requerido, y –adicionalmente– que cuente con certificaciones y capacitaciones constantes que garanticen la correcta actuación de sus guardias de seguridad privada.

Consejos para reconocer empresas de confianza

Algunas recomendaciones para evitar trabajar con este tipo de organizaciones son las siguientes:

  • Solicita un número de teléfono y una dirección física para comprobar que la empresa consta como inscrita bajo los criterios legales vigentes.
  • Navega por internet en busca de la página oficial de la corporación.
  • Verifica en dónde tienen presencia.

Revisa que su documentación y capacitaciones estén avaladas y registradas ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

Abrir chat