La angustia de no tener señal en medio de un asalto

La delincuencia organizada emplea tecnología de bajo costo en las carreteras del centro del país para el robo principalmente al autotransporte

Los dispositivos inhibidores de señal o jammers son artefactos cuadrados que parecen un radio de telecomunicaciones, pero con más antenas. “Es como un módem de internet”, explica propietario de empresa de pipas grado alimenticio que se mueven entre Querétaro y Guanajuato.

Rectangulares y pequeños, pueden entrar en la bolsa de cualquier camisa o chamarra. Los pegan también en las cajas de los camiones de autotransporte y los usan para atracar las mercancías y evitar que las víctimas se comuniquen para pedir auxilio o, aún peor, que sean geolocalizables, porque también cortan el GPS del smartphone.

FB05

El problema es que puedes comprar un jammers con mucha facilidad en internet. Hay incluso algunos que hicieron ingeniería inversa y aprendieron a hacerlos, además que se han convertido en la principal herramienta de robo en las carreteras, incluso hoy es muy necesario contratar el servicio de antijammers o anti-inhibidores que, aunque no impiden que el jammer corte la señal, sí lanzan una alerta de que algo está pasando.

El 13 de noviembre en una carretera de Apaseo El Grande con dirección a Querétaro, tres delincuentes fueron capturados por las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado de Guanajuato.

Llevaban dos jammers y ponchallantas. En abril, un camión de carga fue detenido por llevar un inhibidor de señal en el cruce de avenida México y avenida Irrigación.

ANERPV precisa que 59 por ciento de los robos carreteros ocurren a camiones, 26 por ciento a vehículos ligeros y 15 por ciento a otro tipo de unidades. El robo a autotransporte representa pérdidas por casi 93 mil millones de pesos, 0.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según cifras de la ANERPV.

La Cámara Nacional de Transportes de Carga (CANACAR) apunta que la México-Puebla-Veracruz; México-Querétaro-Guanajuato junto al Arco Norte y el Circuito Exterior Mexiquense, son los caminos en donde más se ha detectado el uso de estos aparatos con fines delictivos.

De enero a junio, solo en Celaya, las fuerzas de seguridad pública han incautado tres de estos aparatos, informó la Secretaría de Seguridad Ciudadana de ese municipio.

Hace cuatro meses, también en Celaya, producto de un operativo coordinado por la Fiscalía General del Estado, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y autoridades federales, fue desmantelada una banda dedicada al robo de autotransportistas. Seis miembros fueron detenidos justo cuando descargaban mercancía de un camión. Portaban drogas y un inhibidor de señal.

Los gremios del autotranspote firmaron en agosto del año pasado un convenio para promover la prohibición de uso y venta de los jammers en el país.

“Proponemos un mayor castigo y prohibición de los inhibidores de señal que son utilizados por la delincuencia organizada principalmente para el robo de mercancías y camiones en la carreteras”, declaró el presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes en la cámara de diputados.

Abrir chat